¿Con qué Estilo Ayudas a tu Equipo y Empresa?

Todo el mundo ha oído a hablar de liderazgo pero muy pocos saben cómo liderar con efectividad.

También es conocida por todos la importancia que ejerce un buen liderazgo para gestionar uno o varios centros con éxito. Un liderazgo efectivo significa proporcionar una dirección clara a la empresa, consiguiendo la gente idónea para cada uno de los trabajos, todo ello en beneficio del conjunto. Casi suena a fantasía ¿no?

Si deseas mejorar tus capacidades en esta materia, un buen punto de partida es entender tu estilo para así poder mejorar después tus capacidades. Los expertos en la materia, después de muchos estudios sobre el tema, concluyen que existen cuatro estilos básicos de liderazgo:

Laissez-Faire- Dar la máxima libertad a los miembros del equipo. Se traduce literalmente como Dejar hacer. Se permite al equipo tomar muchas de las decisiones. Normalmente, este estilo puede ser efectivo cuando se dispone de un equipo muy capacitado y motivado que no requiere un control y supervisión cercanos.

Democrático- Se basa en hacer participar a los miembros del equipo en la toma de decisiones y en temas estratégicos. Se permite al equipo proporcionar sus puntos de vista antes de tomar una decisión. Este estilo pude ser complicado de gestionar cuando existen demasiados puntos de vista e ideas distintas.

Burocrático- Estilo de supervisión donde el responsable marca una serie de normas y procedimientos y principalmente se dedica a comprobar que se cumplan a rajatabla y se asegura que el equipo haga lo mismo.

Autocrático- Liderazgo, retiene todo el poder en una persona y simplemente transmite órdenes y direcciones a los miembros de su equipo. Los miembros del equipo tienen pocas oportunidades de aportar ideas o sugerencias. Aunque funciona para ciertos sectores y proyectos, como trabajos rutinarios o de poca especialización, no funciona en nuestro sector. Este estilo te llevaría a una rotación de empleados y un nivel de absentismo elevados.

Con toda seguridad podrás pensar en una persona en tu vida que catalogarías en cada una de estas categorías. También es muy probable que puedas pensar en distintas vivencias tuyas en las que has adoptado uno u otro de estos estilos. Los hechos son que todos tenemos una tendencia natural hacia alguna de estas categorías, pero se dice que los mejores lideres son aquellos que son capaces de adoptar distintos estilos dependiendo de factores como;

  • El empleado
  • La situación específica
  • Los riesgos
  • El tipo de proyecto o tarea a llevar a cabo

A continuación te mostramos algunas pistas y consejos sobre cuando es más recomendable usar cada uno de los estilos;

Burocrático
Usar

Si el líder no es muy efectivo en la toma de decisiones

Si los individuos deben ser muy conscientes de los estándares de trabajo

Si son trabajos de naturaleza delicada incluyendo la gestión de dinero o personas.

Si son trabajos muy repetitivos

No usar

Si la situación o proyecto necesita una aportación de creatividad

Con empleados muy cualificados o con gran experiencia

Si es necesario potenciar la motivación de empleados.

Autocrático
Usar

Personal nuevo o con poca formación..

Trabajos con una necesidad de supervisión elevada.

Proyectos con una coordinación compleja.

Con la implementación de grandes cambios.

No usar

Cuando la retención de conocimeinto y experiencia es una clave importante.

Con personal altamente cualificado o con gran experiencia.

Cuando se desee crear un ambiente creativo y de nuevas ideas.

Laissez-Faire
Usar

El líder realiza un seguimiento de los progresos.

Comunica resultados al equipo de forma regular.

Los miembros del equipo tienen mucha experiencia.

Los miembros del equipo poseen elevados conocimientos y capacidad de iniciativa propia.

No usar

Si existe falta de motivación en la persona o equipo.

Si al sonar la última campanada de la hora de fin de la jornada ya tienen la chaqueta puesta.

Si no has comprobado antes que tareas y proyectos importantes son concluidos con éxito sin necesidad de un control regular por tu parte.

Democrático
Usar

Se definen unos objetivos claros.

Los miembros del equipo pueden evaluar su propio rendimiento.

La calidad va por delante de la rapidez.

El trabajo en equipo es esencial.

Las personas tienen mucha experiencia.

Los cambios afectan siempre a todos por igual.

No usar

Si el tiempo para completar la tarea o proyecto es corto.

Si la productividad es más importante que la calidad.

Si las personas tienen poca experiencia o capacidad de visión.

Estos son sólo algunos de los criterios a considerar cuando necesitamos valorar la mejor manera de abordar distintos trabajos, proyectos y tareas. Cuando surgen dudas es mejor valorar que tipo de resultado necesitamos a corto plazo y el efecto que puede tener la manera de abordar la situación en los miembros de nuestro equipo. Incluso si te encuentras en una situación en la que no das abasto y siempre vas con prisas, la aplicación de un sistema democrático sigue siendo factible. Por el perfil de trabajo en nuestros centros de peluquería, estética y spa el estilo democrático incluso nos puede llevar a mejores niveles productivos.

Es por este motivo que recomendamos que en la próxima reunión de empleados, pienses como puedes encontrar un balance entre lo que tú o tu empresa necesita y lo que tus empleados necesitan. Plantéate cual de las posiciones aquí descritas te es más conveniente. Pensar en cómo puedes conseguir lo mejor para todos es el mejor camino para conseguir lo mejor para tu empresa. ¡Ánimo!

 

Descubre Shortcuts, el software de gestión líder, exclusivo para peluquerías, estéticas y spas.

 

Share
0 comentarios

Escribe tu comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Agradecemos tu participación.

Leave a Reply

Your email address will not be published.

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>